En cuanto a la cobertura de la violencia de género y asesinato de mujeres, en este año que llevas como editora de género, ¿has notado algún cambio en la cobertura que realiza tu medio?

Todos los delitos bajaron en la Argentina en los primeros meses porque estuvimos totalmente confinadas, confinados, menos los femicidios. Ustedes en España tienen estadísticas oficiales sobre violencia de género y feminicidio, nosotros aún no lo tenemos. Tenemos los que realiza la Corte Suprema de Justicia en base a expedientes. Es la mejor estadística que tenemos, pero es a año vencido. Entonces todavía estamos con el trabajo, sumamente valorable, de tres organizaciones sociales que todos los meses nos hacen llegar sus cifras.

“Algo que estamos hablando en la agencia es el efecto anestesiante que estamos generando con las cifras. Ya se ha convertido en una normalidad.”

Un problema que tenemos, del que no tengo la respuesta, y que es algo que estamos hablando en la agencia, es el efecto anestesiante que estamos generando con las cifras. Ya se ha convertido en una normalidad. Nosotras tenemos estadísticas tremendas, tenemos un asesinato de mujer por ser mujer cada 30 o 36 horas, depende del mes. Es una barbaridad. Entonces, tenemos que buscar otra manera de decir esos números.

Otra cosa que a poco vamos logrando, y es una propuesta que le hice a quienes escriben más sobre violencia de género y femicidios, quienes hacen periodismo judicial y policial, es que empecemos a hablar de los femicidas. Hay un ocultamiento de los femicidas. Así hemos empezado a hacer notas, a hablar de los femicidas. Mostrar incluso algunos proyectos fotoperiodísticos. Hay dos grupos muy interesantes en Argentina que están haciendo proyectos. Ellas son fotoperiodistas y muestran a los femicidas. Hay uno muy interesante que se llama así, Femicidas, que muestra cómo ese hombre fue tu compañero en la escuela, toma el transporte público contigo y así lo siguen hasta ahora, que está en la cárcel.

“Debemos ver qué podemos hacer como periodistas para mejorar la cobertura y para frenar de alguna manera esta ola de asesinatos que no cesa.”

Esas son cosas que a mí me preocupan mucho, si la cobertura que estamos haciendo es correcta, si es la adecuada. A veces se nos escapa algo, pero tenemos que encontrar la manera de contarlo de otra manera. Lo estamos pensando. No sé todavía cómo. Más allá de que por supuesto es un problema de Estado, debemos ver qué podemos hacer como periodistas para mejorar la cobertura y frenar de alguna manera esta ola de asesinatos que no cesa. Ver cómo podemos colaborar. Es algo que me preocupa mucho.

Para hacer buen periodismo se precisa de una buena formación. Tu llevas años formando en periodismo con perspectiva de género. ¿Qué pautas destacarías para hacer una buena información con perspectiva de género?

Lo primero ponerla en contexto. Si voy a contar una historia, un caso, lo primero que tengo que hacer es ponerla en contexto. Eso para mí es fundamental. Puedo contar la historia de esa violencia o de ese femicidio, pero la tengo que poner en contexto sobre lo que está pasando en mi país y que es un problema cultural y una violación a los derechos humanos. También tiene que tener recursos, me consta, porque lo veo cada tanto que vuelvo a los grupos de mujeres para ir chequeando cómo estamos haciendo las cosas, para saber qué les pasa a ellas con las coberturas que hacemos en periodismo. Moviliza mucho a quien está en situación de violencia ver notas de este tipo. Así que necesitamos darles siempre el recurso de dónde pueden recurrir cuando ven noticias de este tipo.

Necesitamos por supuesto cuidar el lenguaje. Y cuando digo cuidar el lenguaje es el no justificar la violencia. Hay como un tic en el periodismo de: tenemos que explicar por qué paso esto. Entonces lees el primer párrafo, el segundo, está muy bien, perfecto. En el tercer párrafo lees: la mato porque era tal cosa… A veces se hace automáticamente, porque en periodismo nos han dicho que tenemos que explicar por qué pasó. Y en esa explicación de por qué pasó estamos justificando al victimario o al asesino.

“Hay que empezar a nombrar a los asesinos, a visibilizarlos… tenemos recursos en periodismo para protegernos legalmente y nombrarlos.”

Y después nombrarlos. Porque muchos dicen: hasta que no esté condenado. Bueno, pongámoslo en potencial. Pero empecemos a visibilizarlosEmpecemos a decir que este señor que se llama de tal manera está siendo investigado o es uno de los sospechosos o está procesado, o el término que corresponda, pero empecemos a nombrarlos. Porque si no, ese mismo hombre después nos aparece cuando nos ponemos a ver las noticias, en dos o tres hechos distintos. Porque hay una especie de encubrimiento. Y tenemos recursos en periodismo para protegernos legalmente y nombrarlos.

¿Esa forma de actuar se hace en los medios de Argentina?

Depende los medios. En general en la Agencia ponemos presunto o ponemos la figura legal que corresponde, está procesado o está siendo investigado o está detenido…

Pero ¿con nombre y apellidos?

En general sí, salvo que exista una restricción legal.

Y para concluir queremos preguntarte sobre el ciberacoso a las mujeres periodistas, un tema que año a año sufre un incremento alarmante y en porcentajes muy superiores al de nuestros compañeros varones.

Sí, lo vivimos mucho en Argentina. Sobre todo con este reinicio del debate parlamentario del aborto. Reitero lo de debate parlamentario porque, como ya dije, el debate social ya estaba dado y los argumentos estaban claros. Hubo y hay. Justamente ahora he estado bloqueando algunas de estas cuentas inexistentes en Twitter. Hay muchísima violencia, sobre todo hacia las periodistas. Apenas se habilitó de nuevo el debate en diputados, muchísimas periodistas, unas más y unas menos, empezamos a sufrir muchísima violencia por nuestras posturas a favor del aborto. Eso es algo que se repite. Es decir, la violencia que está offline, la vemos online y encima con mayor impunidad, porque se crean cuentas o te hackean.

“Si empezamos a acallar voces y a violentar a periodistas, estamos permitiendo como sociedad que se terminen las libertades sociales”

Me parece que es el gran tema en estos momentos, sobre todo ahora en pandemia. Sabemos de compañeras de distintos países que han dejado el periodismo. Se han metido con su vida privada y directamente, en vez de exiliarse de su país, se han exiliado de las redes sociales. Y eso por supuesto coarta tu libertad, te deja fuera del mundo, porque tienes que estar en las redes sociales, sobre todo si haces periodismo. Lo que me parece que tenemos que hacer es trabajar mucho desde el periodismo, desde las distintas organizaciones periodísticas. Dejar claro que esto coarta la libertad de la sociedad. Porque si empezamos a acallar voces de periodistas y a violentar a periodistas, lo que estamos permitiendo como sociedad es que se terminen las libertades sociales. Y sobre todo en democracias. Me parece que nuestro discurso y nuestra militancia tiene que ir por ahí.

Y además el ciberacoso a mujeres periodistas cuenta con unas características distintas del que se hace a los compañeros varones.

Absolutamente. Es mucho más común meterse en su vida privada, en el tipo de relaciones que tienen, en como visten, a dónde van, a donde no van, qué palabra usó. Pero a mí me parece que fundamentalmente tiene que ver con esto, con la vida privada. Atacarnos como lo hacen en la vida real, en nuestras elecciones sexuales o de género, en los tipos de relaciones que queremos tener. Va mucho por ahí y no tanto por nuestro trabajo profesional. Es esa violencia psicológica y emocional que quiere callarte. Que te violenta y que quiere que te calles, por supuesto.

marea-verde
‘Marea Verde’. Una de las tantas ilustraciones que han circulado internacionalmente por redes sociales en apoyo a la promulgación de la Ley del aborto

POR SI TE INTERESA

“Lentes violetas: la irrupción de la figura de la editora de género en medios generalistas. Estudio preliminar cualitativo en España y Estados Unidos”. Por Susana Pérez Soler y Meritxell Roca Sales. Zer, 2019. https://ojs.ehu.eus/index.php/Zer/article/view/20738

Ciberacoso a mujeres periodistas, por ser mujeres | Gal·la Argelaga | TEDxYouth@Amposta: https://www.youtube.com/watch?v=vnrvNMQznRI

Herramientas de aprendizaje para un periodismo de género-ético y políticas en las empresas editoriales: https://whomakesthenews.org/es/3655-2/#Spanish

Acerca de la autora

lola-fernandez-palenzuela
Lola F. Palenzuela